25 de febrero de 2012

9 destrezas esenciales que deberían aprender los niños


Artículo original: 9 Essential Skills Kids Should Learn (Leo Babauta | ZenHabits)


  1. Preguntar. Lo que más se desea de un niño, como aprendiz, es que tenga la capacidad de aprender por si mismo. Que se enseñen todo. Porque si pueden, no tendremos que enseñarles todo—lo que sea que necesiten aprender en el futuro, podrán hacerlo. El primer paso es aprender a preguntar. Por suerte, los niños lo hacen de forma natural—nuestra esperanza está en simplemente promoverlo. Una gran manera es modelándolo. Cuando usted y sus niños encuentren algo nuevo, realice preguntas y explore las posibles respuestas con ellos. Cuando pregunten, recompénselos en lugar de castigarlos (se sorprenderá saber cuantos adultos desalientan las preguntas).
  2. A resolver problemas. Si un niño puede resolver problemas, puede hacer cualquier trabajo. Un nuevo trabajo podría ser intimidante para cualquiera, pero en realidad es solo otro problema por resolver … todos son simplemente problemas por resolver. Enseñe a sus niños a resolver problemas mediante la modelación de la solución de un problema simple, luego permítale que resuelva unos por si solo. No resuelva de forma inmediata todos los problemas de sus hijos—permítales que lo analicen y que experimenten algunas soluciones, y recompense su esfuerzo.
  3. A administrar proyectos. Como un empresario de internet, conozco que mi trabajo está compuesto por una serie de proyectos, a veces relacionados, a veces pequeños y a veces grandes (que usualmente son un grupo de pequeños proyectos). También se que no hay proyecto que no pueda resolver, porque he hecho muchos. Este artículo es un proyecto. Escribir un libro es un proyecto. Vender el libro es otro proyecto. Trabaje en proyectos con su hijo, permítale ver como se lo realiza al trabajar con usted, y luego deje que haga más y más por su cuenta. A medida que gana confianza, deje que haga uno. 
  4. Encontrar pasión. Lo que me motiva no son las metas, ni la disciplina, ni la motivación externa, ni la recompensa … sino la pasión. Cuando estoy tan emocionado que no puede dejar de pensar en ello, inevitablemente me sumergiré completamente en el compromiso, y la mayoría de las veces completaré el proyecto y me encantará hacerlo. Ayude a su hijo a encontrar cosas por las que se apasione. No desaliente cualquier interés—promuévalo. 
  5. Independencia. Se debería enseñar a los niños a ser independientes. Poco a poco, por supuesto. De manera lenta desafíelos a realizar cosas por su propia cuenta. Enséñeles como hacerlo, modélelo, ayúdele a hacerlo y deje que cometa sus propios errores. Deles seguridad dejando que tengan éxitos y que resuelvan los fracasos. Cuando aprendan a ser independientes, aprenderán que no necesitan un profesor, un padre, o un jefe para saber lo que tienen que hacer. Se podrán manejar solos, y ser libres, y descubrirán la dirección que buscan por su propia cuenta.
  6. A ser felices. Muchas padres miman a sus hijos, haciendo que su felicidad  dependa de nuestra presencia. Cuando los niños crecen, desconocen como ser felices. deben de forma inmediata unirse a una chica o chico—a las compras, la comida, los video juegos, internet. Pero si un niño aprende desde niño que puede ser feliz por si mismo, jugando, leyendo e imaginando, tendrá una de las más valiosas destrezas. Permita que los niños estén solos desde temprana edad. Deles privacidad y tenga momentos (como en la noche) para que padres e hijos tengan tiempo a solas.
  7. Compasión. Una de las más esenciales destrezas. La necesitamos para trabajar con los demás, cuidar a la gente, ser felices haciendo felices a otros. Modelar la compasión es la clave. Tenga compasión por sus niños siempre, y con los de los otros. Muéstreles empatía preguntando como piensa se sentirán los demás, y pensando en voz alta sobre como piensa usted los otros podrían sentirse. Demuestre en cada oportunidad como se puede aliviar el sufrimiento de otros cuando se puede, como hacer felices a otros con pequeñas cortesías, y como eso puede hacernos felices.
  8. Tolerancia. Con frecuencia crecemos en áreas aisladas, donde la gente es más parecida (al menos en apariencia), y cuando entramos en contacto con personas diferentes, puede ser incómodo. Exponga a los niños a la gente de toda clase, de diferentes razas o diferente sexualidad o diferentes condiciones mentales. Muéstreles que no solo está bien ser diferente, sino que debería ser celebrado y que esa variedad es lo que hace que la vida sea más hermosa.
  9. Manejar el cambio. Creo que esta será una de las más esenciales destrezas cuando nuestros hijos crezcan, como el mundo siempre está cambiando el tener la capacidad para aceptar el cambio, manejarlo, navegar con su flujo será una ventaja competitiva. Es una habilidad que todavía estoy aprendiendo, pero encuentro que me ayuda tremendamente, especialmente comparado con aquellos que se resisten y temen el cambio, quienes se fijan metas y planes a los que se adhieren rígidamente mientras yo me adapto al escenarios de cambio. La rigidez es menos útil en un ambiente cambiante que la flexibilidad, fluidez, flujo. Otra vez, modelar esta destreza para sus niños en cada oportunidad es importante, y mostrándoles que los cambios son buenos, que se pueden adaptar, que se puede abrazar a nuevas oportunidades que antes no habían, debería ser una prioridad. La vida es una aventura, y habrá cosas que salgan mal o diferente a lo que se esperaba—y esto es parte de  la emoción de todo esto.


Related post