31 de julio de 2008

3 Cosas Interesantes sobre las Quemaduras de Sol


Artículo original:  3 Smart Things About Sunburn

  1. Cada homínido puede haber desarrollado una sensibilidad a los rayos UV por el bienestar de la especie.  Basado en un estudio que usó plasma de sangre, solamente una hora directa de sol podría causar una caída del 20 al 40 por ciento en los niveles de folato – y niveles bajos de folato están ligados tanto a esperma anormal como a defectos de nacimiento. 
  2. Los marinos de la segunda guerra mundial fueron los primeros en usar bloqueador solar.  El óxido de zinc que se embadurnaban en sus narices servían para reflejar y esparcir la luz UV.  Las lociones de ahora han añadido componente orgánicos que absorben la energía UV y disipan el calor.
  3. El sol no es del todo malo.  Estimula a la piel para la producción de vitamina D, y un estudio sugiere que 1.000 IUs  de D por día reduce el riesgo de ciertos tipos de cáncer hasta en un 50 por ciento.  Pero eso no es un pase libre para hornearse:  más de 15 minutos de exposición diaria sobre el 40 por ciento de su cuerpo podría ser una invitación para el cáncer de piel.

Prácticas para desarrollar una actitud positiva


Artículo original:  Practices to Develop a Positive Attitude


  1. Aplaste a los pensamientos negativos.  Después que aprendí a controlar mis pensamientos positivos y negativos, empecé a visualizar a los negativos como bichos ... ¡y luego los aplastaba! "¡Puede hacer esto!"  ¡APLASTAR!  Después  reemplazaría al pensamiento negativo con uno positivo:  "¡Puede hacer esto!"
  2. Mantras.  Anticípese a las situaciones difíciles y piense en un mantra positivo para esa situación.  Después, cuando las cosas se compliquen, repita el mantra una y otra vez.  Por ejemplo, cuando quiero desarrollar paciencia y aprender a estar en el momento, repito el consejo de Thich Nhat Hanh:  "Sonreir, respirar e ir lentamente".  ¡Funciona!
  3. Mire lo bueno de cada situación.  Ha escuchado la frase, "Cada nube tiene un resquicio de esperanza" ... es verdad.  Intente ver el lado positivo de cada situación, y la disfrutará más, se sentirá mejor.  Inclusive las situaciones difíciles tienen lados buenos: cuando algo está complicado, mírelo como un desafío, como una forma de aprender y crecer para ser mejor y más fuerte. Cuando hay una pérdida, mírela como un recuerdo de lo que es importante para usted,  de una manera de apreciar lo perdido, como un forma de moverse hacia algo nuevo, como una manera de aprender y crecer.
  4. Disfrute de las pequeños placeres.  Cada actividad tiene cosas pequeñas que pueden ser placenteras. Présteles atención y aprenda a disfrutarlas.  Un día difícil en la oficina puede ser el momento para que usted y otros se reúnan –disfrute esos momentos con los otros.  Correr puede ser divertido para su placer físico, por la belleza de la naturaleza a su alrededor, por el tiempo de paz para meditación.  Limpiar la casa puede ser también un tiempo para meditación, y el placer de una habitación limpia o sábanas lavadas no puede ser sobrestimado.  Tomar nota de las cosas pequeñas y disfrutarlas, permitirá que cualquier actividad sea positiva.
  5. Ver lo bueno en usted mismo.  Es muy importante, debido a que si es negativo sobre lo suyo, afecta en su creencia de poder hacer algo.  Si piensa que es una persona sin disciplina, tendrá hábitos desprolijos.  Si piensa que es vago, no trabajará duro.  Si piensa que es tonto, no intentará aprender.  En lugar de eso tenga pensamientos positivos sobre usted.  Trate de ver sus fortalezas, ver las cosas buenas que tiene, ver el resquicio de esperanza en todo lo suyo.
  6. Ver lo bueno en los demás.  De igual forma, todas las personas tienen bondad – y si ve sus fortalezas y las cosas buenas que han hecho, será más positivo al manejarse con los demás.  Esto resultará en un mejor trato de la gente, y usted se sentirá mejor.
  7. Visualización positiva.  Este es un método de probada calidad que ha sido usado con atletas –y ha trabaja muy bien para otra clase de no atletas también.  Visualice su éxito, o una imagen positiva de usted en cualquier situación o actividad.  Visualícelo con gran detalle, y permítase sentir las cosas de esta imagen.  Luego haga que la imagen se vuelva una realidad.
  8. Anticipe la diversión.  Ir a una situación o actividad pensando que será horrible, hará que sea así.  En lugar de eso, ir pensando en que se divertirá, será un nuevo desafío, que aprenderá y que le permitirá crecer  ... y con mucha probabilidad será verdad.


i ..WALL-E ...to


Creación de una versión origami de Wall-E (¡Gracias Sofi¡)

28 de julio de 2008

3 cosas interesantes sobre la música


Artículo original:  3 Smart Things About Music

  1. Los tonos en las escalas musicales son derivadas probablemente del idioma.  Los silencios, aspectos del inglés hablado y del mandarín se correlacionan entre las notas en una escala cromática (las teclas negras y blancas en un octavo)  ¿Amamos la música o el sonido de nuestras voces?
  2. Cuando los músicos improvisan, las áreas prefrontales de sus cerebros –responsables de la planificación y auto-censura – básicamente se apagan.  Mientas tanto, la corteza prefrontal media –ligada a la autoexpresión y a las actividades como contar una historia  sobre usted mismo– se enciende.
  3. Que se quede en su cabeza "Eye of the Tiger" es el resultado de una falla en su corteza de auditoría. Esta parte de su proceso cerebral procesa sonidos y los almacena para recordarlos después. Se enciende y puede iniciar un suave susurro incontrolable apenas después de escuchar una pocas notas de un tono familiar  ¿Quiere que pare?  Escuche la canción completa o haga algún cálculo matemático.

Mitos sobre la productividad


Artículo original:  10 Productivity Myths That Hold You Back


¿Cuáles son los mitos y las creencias equivocadas que le previenen de ser más productivo tanto en su trabajo como en su vida personal?  ¿Cómo está usted activamente minando sus esfuerzos para hacer las cosas a tiempo?


Mito 1:  Organizado es igual a limpio


Mucha gente iguala "organización" con espacios fríos, estériles y vacíos que ven en las revistas.  Eso no es organización – el espacio más limpio todavía le podría llevar toda la vida para encontrar algo.


Un espacio organizado es aquel en el cual las cosas que necesita están a la mano, son fáciles de encontrar y aquellas que las necesita en rara ocasión están fuera del camino pero son fáciles de retomarlas cuando se las quiere.  La organización tiene que cumplir con sus necesidades, no alguna noción impuesta de limpieza.


Si nunca gasta más de un minuto para encontrar algo en esa montaña de desorden que llama su oficina (o habitación o cubículo o cocina), olvídelo.  Al mismo tiempo sea honesto consigo mismo – la mayoría de las personas dicen que pueden encontrar todo de lo que necesitan, pero cuando se les pone a prueba, se quedan rascándose sus cabezas.  Si su desorden no le funciona, invierta algo de tiempo tratando de descubrir como asegurarse que si lo haga.


Mito 2:  No tengo tiempo para un sistema


Existe una queja popular sobre los sistemas como el GTD de David Allen. La idea es algo como esto:  "Si paso todo el tiempo organizando mi lista y revisándola semanalmente, nunca haré las cosas".


La realidad es que mientras la mayoría de sistemas requieren algún tiempo para implementarse, una vez que empiezan a ser usados, el tiempo que pasa en el "mantenimiento" es más que justificado comparado con el tiempo que se ahorra al no tener que pensar sobre lo que tiene que hacer  o justificando aquellas cosas que no recordó hacer.


Mito 3:  Los sistemas son rígidos e inflexibles


Esta es otra queja común sobre los sistemas de productividad.  El miedo parece ser que, a diferencia de la vida de los demás, mi vida es tan caótica e impredecible que no existe sistema alguno que pueda acomodarse a ella.


He leído mucha literatura sobre productividad en mi vida –es, después de todo, ¡parte de mi trabajo!  – y nunca he traído un sistema de productividad que no haga una gran diferencia en la personalidad, requerimientos de trabajo o situación personal.  Al final, la cosa importante es tener un sistema para que pueda responder efectivamente a los eventos futuros sin perder el control de su vida.


Aunque, si su vida es en realidad así de caótica e impredecible, es probable que se deba a que se ha resistido a adoptar algún tipo de sistema y no porque no hay un sistema suficiente para su vida.  Lo que me dice que no ha invertido el tiempo que se necesita para descubrir de que se trata su propia vida – en lugar de eso, solo ha respondido a todo  lo que el mundo le ha dado.  Adoptar un sistema significa invertir tiempo en descubrir que es lo importante para usted, que no es importante y como zafarse de lo menos importante para empezar a controlar las cosas importantes.


Mito 4:  La productividad significa más trabajo


Una vez que que ingresa a este hoyo de conejo, puede ser realmente difícil darse la vuelta.  La idea es que si me toma más de la mitad hacer todas las cosas de mi vida como me toma ahora, el volverse productivo significa que estaré haciendo el doble de cosas.


Si no es tan listo sobre las cosas, eso puede que sea verdad, al menos en el trabajo.  Los supervisores odian ver a la gente sin nada que hacer mientras están en la jornada laboral, así que si termina sus tareas a las dos de la tarde se espera que  usted encuentra algo que hacer para llenar las horas que faltan.  Así que si es así de productivo, lo que necesita es apalancar ese trabajo extra en una promoción o un incremento salarial – o convencer a su jefe en adoptar un plan de teleconmutación para que pueda trabajar desde su casa.


Pero ser productivo no es solo trabajo, tampoco.  Ser más productivo en su vida significa que tendrá más tiempo para hacer cosas como pasar con su familia, tomar vacaciones, leer un libro, visitar un museo o escribir un plan para dominar al mundo.  Conseguir que el trabajo este hecho en la mitad del tiempo para hacer el doble no es productivo – es tonto.


Mito 5:  La creatividad no calza en un sistema


Quizás crea que esto de la productividad sea para la gente de negocios, no para la gente creativa como usted. Eso está equivocado por dos razones. La primera, el trabajo creativo también es trabajo, y por lo tanto susceptible de procrastinación, pobre planeación y prácticas mezquinas de trabajo.


La segunda razón es que mientras usted tiene un gran conocimiento de la demanda de su trabajo creativo, a menos que esté cómodo con todas las cosas de un "artista hambriento", las oportunidades son que tenga más que hacer que solo cosas creativas.  Los registros deben ser almacenados, se necesita contactar a los clientes, se necesita calcular los impuestos, se necesita cotizar los proyectos, y así en adelante.  Y aquí está el problema: a la gente creativa generalmente  no le gusta mucho hacer toda esa rutina, todos los días.  Tener un sistema para hacer esas cosas con el menor dolor y a la mayor brevedad posible significa que puede pasar más tiempo siendo creativo.


Mito 6:  Trabajo mejor bajo presión


Hay gente que piensa que prosperan bajo la presión de un plazo impostergable.  Nueve de diez ocasiones, no lo hacen.  Solo disfrutan de la excusa porque con seguridad no tienen que asumir la responsabilidad por las consecuencias de no terminar a tiempo.


Mantenerse en un alto grado de estrés o modo de siempre-urgente no es saludable y tampoco es bueno para los negocios.  Desde el aspecto de la salud está muy propensa a matarse, décadas antes de su tiempo.  Desde el aspecto de los negocios, significa que no resulta placentero trabajar con usted, lo que significa que aunque su trabajo sea bueno estará molestando a los empleados, colegas o clientes – y tarde o temprano perderá algún detalle importante que dañará su empleo, su reputación y su carrera.


Aunque si tiene suerte, tendrá un ataque al corazón antes que eso pase.


Mito 7:  Mi sistema es la ausencia de sistema


Esto es verdad, pero no de la forma que la gente lo trata de decir.  El desorden de hábitos, prácticas y creencias que ahora tiene, de hecho es un sistema con el que está trabajando. Duro.


Pero la mayoría de la gente dicen que al no tener un sistema son más productivos que si lo tuvieran.  Para algunos, esto es solo una variación del mito dos, pero otros creen que un poco de todo les funciona.  No ven espacio para mejora alguna.


Esto es como me imagino será la muerte. Para las cosas vivas, siempre hay posibilidad de crecimiento.


Mito 8:  Necesito inspiración para trabajar


No, no la necesita.  La inspiración es maravillosa, pero en raras ocasiones es compatible con el conseguir que las cosas se hagan.  Lo que necesita es un sistema para capturar aquellos flashes de inspiración para que, cuando la inspiración llegue en vacaciones, haya hecho mucho trabajo.


Tenemos una palabra para la gente que solo trabaja cuando está inspirada. Esa palabra es 'desempleado'. 


Mito 9:  Ser organizado es aburrido


Esta es la variación del mito uno, con un poco del mito seis: alguna gente ansía la emoción de estar siempre a punto de echar a perder las cosas.  Esto puede reflejar un profundo trauma sicológico, pero también puede reflejar una vida llena de malas experiencias de trabajo – obtener éxito de un fracaso inminente puede sentirse muy bien, y si su éxito "diario" no es recompensado, puede estar tentado a presionar una falla inminente para poder sacar éxito de manera heroica de las mandíbulas del fracaso.


De donde sea que provenga, este mito está mal orientado porque presta atención al lugar equivocado.  Ser organizado no es aburrido – ser aburrido es aburrido. Haga sus propias emociones y dejará de aburrirse – y luego parará de usar a su desorganización como la muleta de una vida no realizada por completo.


Mito 10:  Hay algo malo en mi que sistema alguno puede repararlo


Esto es probablemente cierto.  Los sistemas, no importa cuan buenos, no pueden solucionar los problemas fundamentales de su vida. No le harán más inteligente o más agradable o mejor parecido o más experimentado.


Lo que si pueden hacer es ayudarle a obtener tiempo para descubrir como resolver esos problemas.  Le pueden ayudar a hacer espacio en su vida para su real crecimiento personal.  Y pueden ayudarle a resaltar las fuentes de esas fallas, eliminando el "ruido"  que normalmente las enmascaran.


Al final, crece como persona, su éxito – como sea que lo defina – depende de usted.  Colocando en orden las cosas en su vida que evitan que sea efectivo y productivo puede ser un paso importante hacia el éxito, pero es un medio, no un fin.

Correr con Inteligencia Emocional

Imagen de Runner's World

Artículo original:  HEAD CHECK


Warren Finke lideraba las 50 millas del 1983 Pacific Coast Trail, una ultramaratón cerca de San Diego, cuando un voluntario de la competencia equivocadamente le dirigió hacia un punto que le hizo pasar el punto de vuelta no marcado.  Corrió cerca de una milla antes de que otros voluntarios le corrijan.  Cuando regresó, vio a sus contrincantes virando al ya marcado punto, quitándole el liderazgo.


Estaba furioso, dice Funke, 66, ahora codirector de la Portland Marathon Clinic en Oregon.  "Me senté y dije, 'Al diablo, no correré más."  El director de la carrera le persuadió para regresar a la carrera.  "Decidí intentar alcanzar a la gente que iba delante mío, y después se puso casi divertido", dice.  "Terminé en primer lugar".  Ahora, Finke comparte esta historia con los clientes para mostrar como las emociones fuera de control pueden sobrepasar a los pensamientos racionales e interferir con las metas de las carreras.


Los corredores competitivos pueden tener más que perder cuando dejan que sus emociones les controlen, pero los corredores recreacionales también pueden sufrir  cuando sus sentimientos gobiernan sus cabezas.  La ansiedad del día de la carrera o la ira hacia un competidor grosero pueden sabotear su desempeño.  Por suerte, existe una alternativa a desarrollar que los sicólogos del deporte la llaman inteligencia emocional (EQ), la habilidad para estar consciente de los sentimientos, evaluar como afectan a su comportamiento y, si es necesario, cambiar a un mejor estado de la mente.


"Las emociones tienen una función", dice Cal Botterill, Ph.D, un profesor de sicología del deporte de la Universidad de Winnipeg quien asesora a los atletas olímpicos.  "Si no estamos nerviosos por una carrera, no nos podemos preparar adecuadamente.  Si no nos sentimos culpables al no hacer una larga, nunca encontraremos la motivación para llegar a ser un corredor más fuerte.  Nunca controlará totalmente sus emociones, pero puede aprender a manejarlas".


Aquí está como la inteligencia emocional puede ayudarle a responder positivamente a escenarios comunes en las carreras.


La situación:  En una nueva ruta, encuentra una cuesta empinada.  Su ritmo cardíaco se incrementa solo con verla, y piensa, nunca llegaré a la cima.


Actitud inteligente:  "Su cuerpo está teniendo una reacción fisiológica, un incremento de adrenalina, basada en el miedo, fundamentada en pensamientos negativos",  dice Jack Bowman, Ph.D., director del  Mind Plus Muscle Institute for Applied Sports Psychology on Long Island, New York.  Para manejar esta reacción, Bowman dice dar un giro negativo en el pensamiento negativo para hacerlo positivo –pensar en la adrenalina como el combustible que le llevará a coronar la cuesta.


La situación:  Los pronósticos de tiempo indican una ola de calor, una tormenta de nieve en el día de la competencia o de un entrenamiento importante, haciéndole entrar en pánico.


Actitud inteligente:  La preparación le ayuda a manejar mejor las sorpresas, dice Botterill.  Si se preocupa por tener una carrera en el calor, asegúrese de hacer algún entrenamiento en temperaturas calientes –realice algunas corridas en una caminadora si no vive en un clima caliente.  No puede entrenar exactamente para la lluvia y la nieve, así que Botterill recomienda usar la visualización.  Imagine la sensación de lluvia en su cara. También, realice un enfoque práctico para su preparación comprando equipamiento de calidad que le protegerá de estos elementos.  Al hacer eso le dará la sensación de controlar esos factores que se salen de control.


La situación:  El no conseguir una meta de tiempo puede deprimirle por el resto del día.  O de la semana.  O del mes.


Actitud inteligente: Darse cuenta que un desempeño decepcionante es una oportunidad de mejora, dice Barbara Meyer, Ph.D., profesora de sicología deportiva en el departamento de ciencias del movimiento humano de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee.  Meyer pide a sus clientes registrar sus estados emocionales y físicos después de cada entrenamiento y usar esos datos para fijar sus metas.  Este documento puede revelar que se estaba sintiendo presionado en su última competencia porque el recorrido tenía más cuestas de las que esperaba.  Así que su meta, dice Meyer, sería hacer más entrenamiento de cuestas antes de intentar ese evento otra vez.  El mismo consejo es válido para un buen desempeño.  Si consiguió un récord personal, revise que hizo para prepararse y así poder incrementar las  posibilidades de repetir esa actuación.


La situación:  El no conseguir una meta de tiempo puede deprimirle por el resto del día.  O de la semana.  O del mes.


Actitud inteligente: El entusiasmo es una emoción positiva, pero si es muy fuerte, también puede causar imprudencia.  "Los corredores que se emocionan demasiado pueden distraerse y presionarse demasiado, causando que se salgan del ritmo o se lesionen", dice Kate Hays, Ph.D., un sicólogo deportivo basado en Toronto.  Hays sugiere que tener una estrategia que le permita controlar su ritmo.  Practicar mentalmente su plan puede ayudarle a controlar cualquier imprevisto súbito en el día de la carrera.  También, recomienda Hays contar los pasos o repetir un mantra para ayudarlo a mantener el momento.


La situación:  Un competidor le empuja en una estación de hidratación, causando que su bebida se le derrame en su ropa.  Pasa toda la siguiente milla fantaseando en la venganza.


Actitud inteligente:  La ira quema energía, dice Meyer.  Incrementa su ritmo cardíaco y presión arterial, consumiendo el combustible que necesita.  "Dese un tiempo, unos cinco segundos, para experimentar su ira, y enfóquese otra vez en su carrera", dice.  "Después de la carrera puede tomarse unos 30 minutos para escribir sobre eso, lance botellas a la pared – o cualquier cosa que le funcione.


Test para evaluar su EQ


¿Cuán fuerte es su inteligencia emocional para correr?


  1. Durante su trote de enfriamiento en la pista local, alguien mayor que usted le pasa a toda velocidad.  Usted:
    1. Acelera, presionándose hasta que lo pasa.
    2. Sigue con su enfriamiento, pero espera que nadie haya visto la escena.
    3. Piensa, wow, está en gran forma para su edad, y regresa su enfoque a su entrenamiento.
  2. Preocupado por no haber dormido la noche anterior antes de su primera maratón, usted:
    1. Toma una pastilla para dormir esa noche.
    2. No hace nada.  El estar nervioso puede ayudarle a correr mejor.
    3. Visualiza las horas que faltan para el inicio, viéndose calmado, relajado y bajo control.
  3. Unas pocas semanas antes de la carrera, su médico le dice que tiene una fascitis plantar y le pide que deje de correr por un mes.  Usted:
    1. Continúa corriendo a pesar del dolor.
    2. Realiza trabajos en la caminadora para mantenerse en forma para el día de la carrera.
    3. Escoge una meta diferente y realiza entrenamiento en otra disciplina hasta estar listo para reasumir las carreras.
  4. Si la mayoría de las respuestas fueron A, su EQ es baja. Depende de sus emociones y reacciona de acuerdo a ellas, buscando por una solución inmediata, en lugar de manejarlas para salud de largo plazo y felicidad.  Si la mayoría de las respuestas fueron B, su EQ es promedio.  Está pendiente de sus sentimientos pero podría mejorar en como las maneja. Si la mayoría fueron C, su EQ es alto.  Tiene cuidado emocional y practica los métodos correctos para manejar sus sentimientos. 

26 de julio de 2008

Mejore su tiempo de maratón


¿Recuerdan a Dean Karnazes, el ultramaratonista que corrió 50 maratones en 50 días?  En el siguiente artículo comparte algunas claves para que su próximo 42,195 sea más rápido que el anterior.


Artículo original:  BETTER IN TIME


... Mi última maratón (de las 50) fue la más rápida, en 3:00:30–y este final de 50 maratones consecutivas daba una indicación de cuan bien responde el cuerpo a una carga física en el transcurso del tiempo.


Levante la barra


Mientras la primera meta para los corredores de la primera maratón es simplemente llegar, la mayoría que corre su segunda maratón (o más) quiere algo más –mejorar el tiempo de su primera maratón, batir una barrera de tiempo (como las cuatro horas) o calificar a Boston.  Es una progresión natural.  Levantar la barrera añade un nivel de emoción al proceso.


¿Pero a dónde debería apuntar?  Una forma de determinar un objetivo real para la nueva maratón es basarse en su desempeño de 5K, 10K o media maratón; coloque ese tiempo en una calculadora de predicción para ver cual podría ser su tiempo de maratón.  No es una garantía, pero puede ser una guía útil para el proceso de alcanzar su meta.  Una vez que haya fijado el objetivo, mejorar su tiempo de maratón requiere levantar el nivel de su entrenamiento.  A continuación encontrará las mejores formas que he encontrado para hacerlo:


Corra más distancia, más temprano


La mayoría de los corredores de la primera maratón completan no más de una o dos largas de 20 millas (32 Km).  Este enfoque es adecuado si solo piensa en terminar, pero si está buscando un tiempo desafiante, necesita construir más la cantidad mínima de resistencia requerida para completar la carrera; necesita más.  Para alcanzar esto, haga su primera larga de 20 millas (32 Km) al menos seis semanas  (o más) antes del día de la carrera, y haga al menos tres largas de 20 a 24 millas (38 Km).


Practique su ritmo de maratón


Es importante que su cuerpo se adapte a correr al ritmo de maratón para sostenerlo durante los 42,2 Km.  Si quiere conseguir, digamos una maratónde 3:40, su cuerpo necesita acostumbrarse a correr a 8:23 por milla (5:14/Km).


Una simple manera para ganar eficiencia es hacer algunas largas a ritmo de maratón durante la segunda mitad de su entrenamiento.  Siete semanas antes de su maratón, debería reemplazar su larga lenta con un entrenamiento consistente de 4 millas (6,43 Km) de calentamiento seguidas de ocho millas (12,87 Km) a ritmo de maratón.  Dos semanas después, repita el entrenamiento, pero añada dos millas más (3,2 Km)  a ritmo de maratón.  Finalmente, tres semanas antes de la maratón, haga una larga de 16 millas (25,75 Km), con 12 millas (19,3 km) a ritmo de maratón.


Construya velocidad


Los entrenamientos que involucran carreras de velocidad que son significativamente más rápidas que el paso de maratón incrementan la capacidad del cuerpo para consumir oxígeno durante la competencia, de tal forma que pueda mantener velocidad de carrera más rápidas de manera más confortable.  Dos entrenamientos efectivos son las repeticiones de milla y las carreras tempo.


Para las repeticiones de millas, caliente por una milla o dos con trote suave, luego corra una milla al paso de 10 Km.  Trote un cuarto de milla (400m) y luego corra otra milla (1,6Km). Haga una más, y luego enfríese con un par de millas fáciles.  Repita el trabajo una semana más tarde, añadiendo una cuarta milla más rápida.  Llegue hasta seis millas rápidas en las siguientes semanas.


Para los entrenamiento tempo, empiece con 10 minutos de tempo entre un calentamiento de 10 minutos y enfriamiento de 10'.  Repita el trabajo cada siete o 10 días, hasta llegar a aproximadamente 30 minutos de carrera tempo. Corra confortablemente lo más duro que pueda sin dificultad.


La última maratón de mi desafío 50-50-50 no solo fue mi maratón más rápida, sino la más inteligente.  Corrí la primera parte de la maratón de New York en 1:30:31 y la segunda en 1:29:59.  Quizás solo estaba feliz por hacerlo.


Si, estaba acabado. Pero para mi, como para muchos corredores, en realidad no hay líneas de llegada.  La competencia termina, no la carrera.  En la fiesta para celebrar esa noche, un pensamiento se repetía constantemente en mi cabeza: ¿Y ahora qué?

Esculturas de sombras



Esculturas de sombras de Tim Boble & Sue Webster

Imágenes de obras de arte que forman espectaculares sombras. Las fotografías corresponden a esculturas con pilas separadas de chatarra que crean sombras de figuras humanas. La segunda imagen es el autorretrato de los artistas.

Leído en ALT1040

La última carrera (7/7)

Artículo original:  The Last Run


"Mientras más órganos mueren, más duro para los otros trabajar", dice Koenig.  "Kelly simplemente sufrió demasiado daño de los tejidos. Deseo que el supiera por que.  Algunas veces un atleta presiona tanto que perfora el sobre".


De acuerdo con el National Center for Catastrophic Sport Injury Research, Watts es el único corredor colegial muerto por insolación desde 1982. También es posible que sea el único que haya muerto de insolación mientras entrenaba.  Los corredores que sufren de insolación en una competencia tienen la ventaja de la proximidad de equipos médicos de emergencia que los salven con hielo.


Cuatro días después, más de 600 dolientes abarrotaron la Christ Episcopal Church  para el funeral de Kelly.  La loa fue realizada por Dev Tyson, la directora de atletismo del Albemarle High School.  "Kelly era muchas cosas para muchas personas, pero Kelly no era del todo complejo", dijo.  "De hecho, amaba las cosas simples.  Tenía dos grandes pasiones: el periodismo y correr. Era muy fácil apoyar y querer a Kelly.  Le admiramos, le respetamos, nos movía, nos hacía reír, nos hacía llorar. Pero la mayoría de las veces, nos hacía mejores".


A finales de agosto, la hermana de Kelly,  fue a su segunda temporada de práctica del campo traviesa, sorprendiendo a sus entrenadores y compañeros de equipo, quienes al final de la temporada votaron por ella para capitán del equipo del otoño del 2006.  Casi a un año después de la muerte de su hermano, dice, "Las cosas que más extraño son las largas charlas que teníamos en las noches cuando venía a mi cuarto y se sentaba en mi cama.  Nos abríamos uno a otro como nadie.  Extraño el sonido de su voz, y lo extrañaré toda la vida".


En noviembre, en la primera competencia de dos millas Kelly Watt Memorial en las Haciendas Panorama, Paul Watt corrió su primera carrera en 24 años, usando un par de los favoritos New Balance 911 de Kelly y un gorro que le gustaba a su hijo.  Morgan corrió con los pantalones de Kelly.  Paige Watt usó una de las camisetas de su hijo y caminó el recorrido. Le dio tiempo para pensar.  Ha pensado mucho, y todavía no puede entender por que murió su hijo.  Desea, por supuesto, que Kelly se hubiera saltado ese entrenamiento en ese día de julio. O que hubiera corrido con un amigo. O que nunca se hubiera presionado tanto a sí mismo.


Pero también se dio cuenta que un hombre joven que se comportaba de esa manera no habría sido el chico flaco de los ojos cruzados que tanto amó.  "No le podía pedir que sea menos de lo que era", dice.  "No le podía amarrar o esconderle la llave del auto o ponerle límites.  Quería un hijo que tenga sueños, y Kelly los tenía.  Quería un hijo que alcanzara sus metas, y Kelly las alcanzaba."

La última carrera (6/7)

Artículo original:  The Last Run


El caso de Watt fue supervisado por el interno Steven Koenig, el doctor más expermientado de cuidados intensivos del hospital.  Koenig y su equipo enfrentaron bajas probabilidades desde el principio.  Kelly había terminado su carrera y colapsado alrededor de las cinco de la tarde, tan cerca como cualquiera podría  imaginarse.  Todo experto en insolación cree que ésta puede ser tratada exitosamente mediante un total enfriamiento del cuerpo, siempre que se lo haga en los primeros 30 minutos.  En los casos severos, cuando el cuerpo no ha sido enfriado por algunas horas, las consecuencias pueden ser irreversibles.  "Al momento que ingresó a cuidados intensivos, ya estaba muy enfermo", dice Koenig.  "Estaba en coma, sus riñones estaban fallando, ya había sido entubado, y básicamente sangraba por todos lados.  Pero estábamos optimistas, era joven y saludable.  Teníamos esperanza de que las cosas se reviertan".


Los siguientes cuatro días tomaron a la familia Watt en un paseo de montaña rusa, con demasiadas vueltas.  La primera noche apareció un sacerdote; al día siguiente parecía que Kelly se recuperaba. Otra noche, les pidieron a los Watts que organizaran su directorio telefónico; en la mañana una escandalosa enfermera dijo que estaba virando la esquina.


Paige Watt se registró en el hotel al otro lado de la calle y pasó casi toda hora posible al lado de su hijo, preguntándose como le podía haber pasado a su tranquilo niño.  A un chico que amaba correr y a los deportes tanto que tenía dos revistas Runner's world en su velador, juntoa  Running de Chris Lear con Five Point  de los Búfalos y de Mike Krzyzewski.  A un niño tan saludable –que nunca requería consultas– que su pediatra pensó que se había mudado a otro pueblo.  "Era un chico tan dulce, que no causaba ni problemas ni travesuras",  dice Paige.  "Solo le gustaba leer, escribir y correr. Y tan saludable.  Solo bebía agua y jugos 100 por ciento fruta, no sodas, y siempre comía una manzana diaria, como su padre."


Los amigos de Kelly y sus familias fueron al hospital para ofrecer su apoyo.  Decoraron su habitación con fotos del equipo de campo traviesa.  Incluyendo a Kelly, en el campo de entrenamiento de verano en las montañas.  Colocaron sus corazones en un portal de Internet, milestat.com, para el que Kelly había escrito.  Estos eran muchachos, adolescentes, brillantes y vigorosos y llenos de vida, y no podían creer que uno de ellos había sido atacado por una misteriosa enfermedad.  "La mayoría de nosotros teníamos 18 o por allí, y teníamos sensación de ser invencibles", dice Heeschen.  "Escuchamos ciertas cosas de nuestros padres y profesores, pero antes de Kelly no pienso que alguno de nosotros pensáramos sobre la insolación."


El sábado por la mañana, cuatro días después de haber ingresado al hospital, Kelly tuvo una crisis respiratoria.  Sus pulmones se llenaron de fluidos, su corazón empezó a fallar. Su madre, padre y hermana estuvieron hasta el final.  "Las dos últimas horas, se sentía como una escena de ER" dice Paul.  "Pasaban muchas cosas en una habitación tan pequeña.  Era obvio que estaban haciendo todo lo que podían.  Realizaban turnos para cuidarle.  Un poco antes del medio día, estaba al lado de Kelly, y pude decir que que estaban a punto de renunciar.  El médico se viró hacia nosotros  y dijo, "Lo siento, no hay nada más que podamos hacer".


De acuerdo con Koenig, Kelly Watt murió de una falla múltiple de órganos precipitada por la insolación y el resultado del flujo de toxinas en su torrente sanguíneo; con frecuencia se presenta una "cascada" de fallas de órganos.  Los riñones primero, sobresaturados de las toxinas de las roturas musculares, particularmente mioglobina, una proteína muscular que lleva oxígeno que se convierte en veneno cuando ingresa al torrente sanguíneo. El hígado después, afectado por el mismo veneno y por la muerte del riñón. Los pulmones y el corazón tratan de sobrevivir, pero cuando el daño es demasiado, también fallan ... seguir leyendo

La última carrera (5/7)

Artículo original:  The Last Run


Como uno de los editores senior del periódico del Colegio Albemarle, The Revolution, Kelly escribió un ensayo de "despedida" en la edición del 27 de mayo de 2005.  Llenó de elogios a sus coeditores.  Luego vino el momento para inspirar a los estudiantes.  "Se que es terriblemente viejo", escribió Kelly, "pero 'la actitud es todo'.  Su actitud es una de las pocas cosas de la vida que puede controlar, y a través del pensamiento y acción positivas, vencerá a cualquier bola curva que la vida le pueda lanzar".


"No se lo que le pasó a Kelly el 26 de julio", dice Weisend.  "Ninguno de nosotros lo sabe.  Pero no tiene mucho sentido que el calor le haya afectado.  Aquí tenemos un verano de cuatro meses, y Kelly había corrido en días como ese cientos de veces.  Estaba muy bien entrenado y aclimatado ¿Porqué le paso a él y no a sus compañeros que también entrenaron ese día? ¿Porqué él y no los trotadores con 40  libras de sobrepeso que estaban corriendo en el pueblo?


"Quizás tenía un termostato defectuoso que no funcionó", continúa Weisend, "Algunas veces debemos saber que la vida tiene riesgos y que correr ciertamente también los tiene".  Pero pienso que Kelly tomó demasiados riesgos en esa mañana cuando colocó la llave y encendió su carro".


Weisend tiene razón sobre los compañeros de equipo de Kelly.  Hari Mix realizó un trabajo de construcción, y temprano en la mañana realizó el mismo entrenamiento fartlek de Kelly.  "Recuerdo el 26 de julio porque fue el día más caliente del verano y estaba trabajando en el aeropuerto donde no hay sombra", dice Mix, ahora un corredor de 5.000 m sub-14 minutos de Stanford.  "Sudaba mucho cada vez que salía del camión.  Después del trabajo realicé mi entrenamiento fartlek en un recorrido empinado.  My bitácora dice, 'Me sentí realmente bien'."


Por pura coincidencia,  Heeschen corrió la misma ruta de Kelly, las ocho millas de Ridge Road, justo en el momento que le quedaba entre los dos turnos del restaurante donde trabajaba.  Cree que estuvo en el recorrido alrededor de una hora antes que Kelly.  "Fue de lejos la carrera más caliente que había hecho", dice.  "Simplemente era sofocante.  Es terrible pensar en eso, pero recuerdo haber terminado y caminado con dificultad por algunos minutos de una manera muy desorientada".


Manejando a toda velocidad hacia su casa, Paul Watt llegó al University of Virginia Medical Center uno pocos minutos antes que el helicóptero dejara a Kelly en una camilla.  Fue una situación horrorosa, ver a tu hijo pasar hacia la sala de emergencias.  "Estaba empacado en hielo y difícilmente reconocible", dice Paul.  "Parecía que era alguien traído de la guerra" ... seguir leyendo

25 de julio de 2008

Pobres espíritus

"Es mucho mejor atreverse a cosas poderosas, a ganar triunfos gloriosos, aun salpicado con algunos fracasos, que estar al nivel de esos pobres espíritus que ni gozan mucho ni sufren mucho porque viven en la gran penumbra que no conoce ni la victoria ni la derrota."

Theodore Roosevelt


La última carrera (4/7)

Artículo original:  The Last Run


La ruta del Ridge Road de alrededor de 8 millas termina en una cuesta larga.  Paul se va a un paso endemoniado, sus piernas vuelan casi sin control.  Al inicio de la cuesta, salta locamente en el aire y golpea un gran letrero del camino.  "Esos es lo que hubiera hecho Kelly", dice cuando lo alcanzo.  "Descubrí luego que los muchachos siempre golpeaban este rótulo cuando terminaban sus carreras".


En nuestra caminata de enfriamiento, Paul me muestra el matorral donde fue encontrado Kelly, con una sola pierna saliendo de los arbustos.  "Cuando regresé para recoger su carro al día siguiente, habían huellas digitales de polvo sobre todas las puertas", dice Paul.  "Obviamente se había caído varias veces, y estaba tratando de ingresar, pero no podía hacerlo.  Odio pensar cuan asustado se sentiría.  Solo espero que no haya sufrido demasiado".


Lance Weisend, entrenador de pista y campo traviesa de la escuela de Kelly Watt, era un corredor de una milla en la universidad, y después un serio corredor de carretera que consiguió correr 10 millas (16 Km) en 54 minutos (3'22"/Km). Ahora de 47 años, Weisend ha sido entrenador y profesor de historia de Albemarle los últimos 23 años.  Mientras paseamos por un estrecho pero bien cuidado camino a lo largo de las laderas de las haciendas de Panorama, Weisend habla sobre los corredores que ha visto del colegio de Virginia.  El último otoño Rachel Rose de Albemarle ganó el título de campo traviesa del Virginia AAA.  La primavera anterior a eso, Hari Mix corrió en 8:56 los 3200 metros.  Y después están los corredores de "cuello azul" como Kelly Watt.  "Kelly no podía romper los 11 minutos en los 3200 metros cuando llegó aquí al noveno grado", dice Weisend, mirando fijamente una lagunilla de agua en el piso.  "Pero era el tipo de muchacho que escuchaba y aprendía. Mejoró en cada temporada."


La determinación de Kelly produjo resultados.  Para su año como senior, era el mejor corredor de Albemarle, fijando una marca personal de 9:27 para los 3.200 m.  No ganaba muchas carreras, pero con frecuencia empujaba a los corredores más talentosos.  "Kelly corría agresivamente todas las veces que iba a la línea de partida", dice Weisend.  "Después de nuestras reuniones, los otros entrenadores venían y me decían, "Kelly puede no haber ganado la carrera, pero hizo la carrera. Hizo que todos los demás den su mejor esfuerzo"".


Su desempeño en clase reflejaba sus logros atléticos.  Tenía un 3.4 GPA, pero no era uno de los más talentosos, solo uno de los que más se esforzaba.  "Otros chicos con su habilidad no habrían enfrentado los desafíos de las clases AP", dice Weisend, quien tenía a Kelly como un estudiante de historia AP.


Más allá de su ética para el trabajo, Kelly era lo que podría llamarse únicamente nerdiness. Era el único chico en vestir su chaqueta de atletismo en la escuela.  A veces llevaba un portafolios de cuero café.  Se avergonzaba con facilidad ante las chicas.  Su mejor amigo, George Heeschen, comparó a Kelly con un chico de otra generación, quizás de los 50 ... seguir leyendo

La última carrera (3/7)

Artículo original:  The Last Run


...


En la tarde del 26 de julio, Paul, que en ese momento trabajaba como representante de ventas para una compañía de Internet, estaba visitando clientes en el norte de Virginia (ahora es un ejecutivo de cuenta de una compañía de software).  Había sido un día frustrante, lleno de reuniones tediosas y de conversaciones agradables forzadas.  Se registraba en la habitación del hotel  a las siete de la noche cuando sonó su celular.  Era Paige, su esposa.  Sonaba tensa.  "Kelly no ha regresado", le contó.  "Dijo que estaría en casa  para cenar a las 6:30, pero no tengo noticias de él  ¿Piensas que debo llamar a la policía?"


Discutieron las alternativas y decidieron no llamar a la policía inmediatamente.  Kelly probablemente asomaría en unos minutos ¿Así son los niños, verdad?  Justo cuando uno está a punto de halarse los pelos, abren la puerta con una gran sonrisa indiferente.  Pero, Paul utilizó la tecla de marcado rápido de su teléfono. No contestaba.  Intentó otra vez.  No contestaba.  Marcó una y otra vez, casi cada minuto y empezó a sentir que su estómago empezaba a revolverse.  Kelly era un chico cuidadoso; entendía que debía mantenerse en contacto con sus padres, nunca tuvimos roces por esto.  "Nunca tuvimos problemas en localizarle", dice Paul.  "Empezaba a tener un mal presentimiento".


A las 7:30 Paul llamó a Paige y le pidió que llame a la policía.  Treinta minutos más tarde, sonó su teléfono.  Era Paige informándole que la policía le había encontrado.  No estaba en Panorama, sino al otro lado del pueblo, cerca de Ridge Road.  "Dijeron que está inconsciente, pero respirando", le dijo a su esposo.  "Hay un equipo médico en camino".

 

Paul agarró sus maletas, corrió a su carro y empezó una carrera frenética hacia su casa.  En el camino, se intentó convencer que las noticias no eran tan malas –al menos ya tenía noticias.  "Gracias a Dios ya había sido encontrado", seguía diciéndose.  "Esto es terrible, pero todo mejorará.  Siempre es así".  ... seguir leyendo

24 de julio de 2008

La última carrera (2/7)

Artículo original:  The Last Run


Mientras Watt había sido un corredor de élite en Albemarle, sabía que estaría abajo en las posiciones como novato en el próximo año en el The College of William and Mary.  La práctica de campo traviesa empezaba en tres semanas, y quería estar lo más listo posible.  Había estado incrementando su millaje semanal de 35 millas a 40 a 45 a 50, de acuerdo a las instrucciones de su entrenador.


Había estado haciendo entrenamientos fartlek  los martes; eran un poco más largos los fines de semana; el de ahora era el más duro – ocho millas con siete piques de dos a cuatro minutos cada uno.  Pero Watt estaba preparado para el desafío y la adversidad.  Para acompañar a su foto en el anuario del Albemarle, había desempolvado la historia de Teddy Rooselvelt, esa que decía:


 "Es mucho mejor atreverse a cosas poderosas, a ganar triunfos gloriosos, aun salpicado con algunos fracasos, que estar al nivel de esos pobres espíritus que ni gozan mucho ni sufren mucho porque viven en la gran penumbra que no conoce ni la victoria ni la derrota."


Watt escaló la colina al inicio de Ridge Road, empapándose de sudor los primeros 60 segundos.


Paul Watt era conocido toda su vida como "Wattey", y habla con juvenil entusiasmo que se contradice con la reciente tragedia de la familia.   En nuestra segunda conversación, dice,  "Sería feliz al llevarle a correr a Ridge Road". No sabía que era un corredor, y estaba sorprendido por su invitación a un completo extraño hacia el sitio de la última carrera de Kelly.


Los Watts viven en un camino polvoriento a 10 millas de Charlottesville.  En un día de primavera a finales de febrero, Paul y yo fuimos a Ridge Road, nos parqueamos exactamente donde se parqueó Kelly, y subimos la empinada colina.  Yo respiraba con dificultad desde el inicio, pero Paul, de 50 años, subía con sorpresiva facilidad para un hombre de 180 libras. "Me interesa correr desde que estaba en la universidad", dice.  "Escuché que debía bajar de 2:50 para calificar a la maratón de Boston, así que decidí intentar en la maratón de New York de 1980".


Paul corrió esa maratón en 2:48:36, seguido de un 3:02 en el siguiente abril en Boston. Nunca más compitió durante los siguientes 24 años.  Pero siguió corriendo, manteniéndose en buena forma, y embuyendo a Kelly con su entusiasmo por el deporte.


Coronamos la cuesta, y rápidamente pasamos por casas viejas y granjas con vistas a la distancia de las Blue Ridge Mountains.  "Antes del último otoño, jamás había corrido aquí", dice Paul.  "Pero ahora entiendo porque Kelly y sus amigos corrían aquí cada vez que podían. Es pacífico y hermoso.  Me siento más cerca de Kelly cuando estoy corriendo que en cualquier otro momento".


En la tarde del 26 de julio, Paul, que en ese momento estaba trabajando como representante de ventas para una compañía de Internet ... seguir leyendo

23 de julio de 2008

La última carrera (1/7)

Foto de Erika Larsen (Runner's World)


Artículo original:  The Last Run


Joven, en forma y competitivo, Kelly Watt fue a correr en el momento más caliente del día en el tiempo más caliente del año.  Lo que le pasó sirve como advertencia para todos los corredores.



El día de la carrera final de Kelly Watt, el 26 de julio, empezó muy bien: se fue a dormir.  En la mayoría de las mañanas del verano, el recién graduado de 18 años se levantaba a las seis de la mañana para una carrera de 50 minutos.  Después se reportaba a la empresa de lavado de carros, donde el secaba furiosamente a los carros que salían del lavado con jabón.  Hacía calor, el trabajo físico en el asfalto negro vaporoso durante el verano más caliente era un desafío, pero Watt nunca se quejaba. Simplemente no era del tipo que se quejaba.


El 26 de julio era martes, día libre de Watt, necesitaba ese tiempo extra. Había estado levantado hasta tarde la noche anterior, escribiendo sobre la reciente muerte por insolación del jockey Emanuel Jose Sanchez en el Colonial Downs. Watt tenía una columna semanal de deportes, "Sports Wrap", en un periódico de Charlottesville llamado The Hook.  Su padre, Paul, pensaba que la columna requería mucho tiempo, y le costaba a Kelly horas de sueño.  Paul inclusive trató de sobornar a Kelly ofreciéndole pagar por no escribir la columna.  Pero Kelly no cambiaría.  Le encantaba escribir sobre deportes y además no era del tipo que aceptaba sobornos.


Después de dormir hasta cerca de las nueve de la mañana, Watt llevó a su hermana a la práctica de tenis y luego regresó a la casa para trabajar en su próxima columna.  A las dos de la tarde se reunió con su madre y hermana en el consultorio del dentista, donde tenía una profilaxis.  Una hora después, manejó otra vez.  "Voy a correr en Panorama", le dijo a su madre, refiriéndose a su recorrido favorito de campo-traviesa conocido por todos los corredores de Charlottesville.  "Regresaré para cenar alrdedor de las 6:30".


Sin embargo, Watt no corrió en Panorama.  En su lugar, manejó algunos minutos más lejos, hacia Ridge Road, otro estándar de Charlottesville.  Watt habría ido allá debido a que pensaba que el alto sendero y la sombra de los árboles harían a Ridge Road más fresco que Panorama.  Nunca lo sabremos.


Parece muy claro.  La temperatura,  intensa por días, había alcanzado más de 90 (32ºC); la humedad era muy alta; el sol calentaba furiosamente. Podría llamar a esto una tormenta perfecta, no de fenómenos oceánicos sino de condiciones extremas de calor.  Watt iba a correr un duro entrenamiento, solo, en el tiempo más caliente del día.  Lo que le pasaría fue trágico, extraño y lleno de lecciones importantes para los corredores.


Cerca de las cuatro de la tarde, Watt se estacionó en la esquina de Ridge Road y Garth Road, Route 614.  Al salir del carro, probablemente tomó un sorbo de su botella roja de agua.  Nunca iba a sitio alguno sin ella, tomando el líquido de manera tan regular que sus amigos le hacían bromas al respecto: "Vamos, Kelly ¿no crees que ya es tiempo de una nueva botella?" Pero el no pensaría en descartar a su botella favorita, ganada en una carrera local. Más tarde, empezó su carrera, intentado que valga la pena.


Mientras Watt había sido un corredor de élite en Albemarle ... seguir leyendo

La gente mayor puede necesitar menos horas de sueño

Foto de Nlm.nih.gov



Artículo original:  Older people may need less sleep


Junto con otros cambios que vienen con la edad, la gente mayor saludable pierde la capacidad de dormir, de acuerdo a un reporte nuevo en Current Biology (24 de julio).  Cuando se les pidió que permanezcan en cama  por 16 horas diarias en la oscuridad por varios días, la gente joven (entre 18 y 32 años) mantuvo los ojos cerrados por 9 horas comparada con 7,5 horas de la gente mayor (entre 60 y 72 años), reportan los investigadores.


"La explicación más parsimoniosa de nuestros resultados es que la gente mayor necesita dormir menos,"  dice Elizabeth Klerman de Brigham and Women’s Hospital & Harvard Medical School, quien condujo el estudio.  "También es posible que duerman menos inclusive cuando se les da la oportunidad para que duerman más debido a los cambios relativos a la edad en la habilidad para dormirse y permanecer dormido", añadió, haciendo notar que los nuevos resultados se aplican únicamente a individuos saludables que no toman medicación o que no tienen problemas médicos o desórdenes del sueño.


"Mientras los humanos algunas veces pueden no dormir cuando están cansados, no existe evidencia de que puedan dormir cuando no lo están", explica Klerman.


Los estudios pueden influir en el tratamiento para el insomnio en gente mayor, dice Klerman.


"Si las personas mayores creen que necesitan dormir más de lo que consiguen aunque pasen tiempo extra en cama, se pueden quejar de insomnio: estar despierto cuando se quiere dormir.  Pueden estar usando medicamentos innecesariamente.  Si se sienten cansadas durante el día, deberían considerar evaluar un desorden del sueño que pueda estar interfiriendo con su habilidad para obtener un buen sueño en la noche.


22 de julio de 2008

¿Puedo obtener resultados si no puedo ejercitarme con regularidad?

El doctor dijo que necesitaba más actividad. 
Así que escondo el control remoto tres veces por semana.


Artículo original:  If I cannot exercise on a regular schedule, will I see any results?


 La gente con frecuencia tiene la mentalidad de todo o nada. Esta actitud puede tener un impacto significativo en la consecución de sus metas. Puede ser muy desalentador pensar que solo puede conseguir resultados si se ejercita regularmente y por largos períodos de tiempo.  Aunque es verdad que mientras más tiempo y esfuerzo dedique al ejercicio mejores resultados tendrá, pero también obtendrá beneficios si se ejercita intermitentemente.


El problema con la mentalidad de todo o nada es que puede desmotivar a la gente.  Y cuando la gente se desmotiva  generalmente se rinde al intentarlo. Cuando se ejercita, todo cuenta. Es verdad. Si solo puede entrenar dos días por semana, comprométase a esos dos días. Si no tiene 45 minutos para dedicar al ejercicio, use 20 o divida en dos sesiones de 15 o 20 minutos.


Cada vez que se ejercite, está consiguiendo algo. Está quemando calorías y grasa. Está construyendo músculo. Está fortaleciendo su corazón. Y está reduciendo su propensión a ganar peso. No todos tienen un horario que les permita horas de tiempo dedicado al ejercicio. La vida está llena de presiones y responsabilidades y todos tenemos que manejar prioridades.  El ejercicio debería ser una de esas prioridades, inclusive si éste no es una de sus principales.  Así que no decida saltar su entrenamiento debido a que no puede dedicar demasiado tiempo para que valga la pena. Todo esfuerzo que haga para ejercitarse cuenta.


Las cosas que no queremos aprender

"Ninguna experiencia agradable es buena profesora.  La experiencia tiene que enseñarnos las cosas que no queremos aprender."

–Anónimo

Leído en Jarnmadur.blogspot.com

¿Qué debería comer antes del entrenamiento?

Foto WellFed.net


Artículo original: What should you eat before your work-out?


El ejercicio requiere el tipo correcto de combustible.  Si come los alimentos equivocados, muy poco, demasiado temprano o no tan temprano antes de su entrenamiento, éste se verá afectado en su eficacia.  El momento en el que se come es muy importante  ¿Cómo puede ejercitarse si no tiene la energía suficiente para que le acompañe a través de todo su entrenamiento?


Empiece con lo que come. Escoja comidas bajas en grasas pero que tengan alto contenido de carbohidratos.  Un plátano es una gran selección; pequeño, rápido y fácil. El yogurt es una alternativa popular que requiere poco tiempo de preparación.  Avena es otra buena opción.


¿Cuánto tiempo antes del entrenamiento se debe comer?  Esto es individual. Un horario determinado puede que no le funcione a todos.  Algunos cuerpos digerirán la comida más rápido que otros. No querrá que la comida esté en su estómago durante el entrenamiento. Puede ser doloroso e incómodo.  Recomendaría dejar al menos una hora de espacio. También debería tomar agua después de comer para facilitar la digestión.


Lo más importante es que su cuerpo necesita combustible para dar lo mejor.  Sin la apropiada energía podría estar perdiendo su tiempo. No podrá correr muy lejos, nadar muchas vuueltas o cubrir muchas millas en la bicicleta, o levantar demasiado peso en el multifuerza.  La fatiga por la ausencia de combustible debilitará su cuerpo y le hará lento.  Pero al comer alimentos densos en nutrientes logrará un entrenamiento más efectivo y le ayudará a perder peso.

21 de julio de 2008

¿Porqué un hombre corre?

"La gente no puede entender por que un hombre corre.

No ven deporte alguno en eso.

Argumentan que le falta el espectáculo y 

la emoción del contacto corporal.

Pero el conflicto está allí, mas crudo y desafiante 

que ninguna competencia de hombre vs hombre.

Al correr está el hombre contra él mismo, 

el más cruel de los oponentes.

Su adversario reside en él, en su habilidad, 

con cerebro y corazón para vencerse a sí mismo,

a sus emociones y a su dolor."

–  Glenn Cunningham