6 de febrero de 2012

¿Así que quiere ser un triatleta?

Artículo original: So You Wanna Be a Triathlete? (Nick Clarck | Vía: Heino Ehrhardt)

Esta es la verdad: No se convertirá de la noche a la mañana en un eficiente nadador, ciclista o corredor. No es un deporte fácil.

Deje su ego a un lado porque hay muchas probabilidades de que alguien cincuenta libras más pesado que usted le sacará una vuelta completa en la piscina. Sin mencionar que ella será también diez o quince años mayor que usted.





Le pasarán en bicicleta muchas veces y nunca será el corredor más rápido del grupo.

Tendrá entrenamientos en la madrugada. Muy muy temprano.

Planeará sus fines de semana alrededor de sus sesiones de natación, bicicleta y corridas.

Estará levantado cuando el resto está durmiendo.

Descubrirá que también hay otros que también siguen este culto de sangre, sudor y lágrimas.

Eventualmente se la ponchará una llanta … y tendrá que repararla usted mismo.

No importa lo que escuche, el triatlón no es un deporte barato.

Tenga cuidado, es extremadamente adictivo, de ahí el impulso en gastar en wetsuits, bicicletas, zapatos para correr, aerobars, aerocascos, trajes para triatlón, monitores cardíacos y GPS y muchas otras cosas que "se debe tener".

El primer año odiará nadar muchas más veces que de lo que le gustaría.

Sufrirá en los entrenamientos de ciclismo en carretera con compañeros triatletas quejumbrosos.

Sufrirá depresiones.

Es posible que se lesione.

Desarrollará una relación amor/odio con el rodillo de caucho y los baños de hielo.

En algún momento se dará cuenta que necesita un entrenador.

Odiará nadar el primer año.

Usará ropa apretada.

No le gustará como le queda esa ropa apretada.

Su edad tendrá un nuevo significado.

La comida se convertirá en una parte extremadamente importante de su vida.

Aprenderá nuevas palabras como cadencia y geles.

Odiará nadar el primer año.

Pasará más tiempo en su bicicleta que en su sofá.

Perderá uno o dos amigos porque pasará demasiado tiempo nadando, cicleando y corriendo y a ellos les importará poco sobre su ritmo cardíaco de entrenamiento o la larga de 30 km.

Aprenderá a ser paciente.

Será humillado.

Empezará a darse cuenta que está gastando dinero en tener dolor y sufrimiento, pero por alguna razón, le encantará.

Este deporte llamado triatlón se convertirá en parte de su ser. Empezará a planificar su año entero alrededor de una competencia de velocidad, otra internacional, medio IM o IM completo. Sus vacaciones se convertirán en carreras y empezará a descubrir que esto podría convertirse en una muy larga aventura.

Mucha gente busca cosas para su vida. Busca un empleo, matrimonio, amigos, comida, un lugar para vivir y en estado físico bueno y salud. Aquellos que desean o quieren más de su vida escogerán el triatlón o alguna actividad que les haga feliz—una actividad que cambie sus vidas.

El triatlón le cambiará su forma de ver a la vida, su profesión, su matrimonio, sus metas, sus amigos y muchas otras cosas que pensaba que ya las había resuelto. No se trata de simplemente cruzar una línea de meta o regresar a casa con una medalla de finalista. Se trata acerca de las incontables horas que se requirieron para llegar a ese punto—un momento en el tiempo que nunca olvidará, un momento sobre el cual discutirá con su familia y amigos por horas o días después del evento. Estas discusiones serán la mayoría de las veces en como podría hacerlo mejor ¿En que punto podría haber nadado más rápido, pedaleado más fuerte o corrido más eficiente? Esto es lo que pasará por su cabeza todos los días hasta que tenga la oportunidad de sufrir otra vez.

¿Así que quiere ser un triatleta? ¡Disfrute el camino y entrene duro!


Related post