4 de diciembre de 2011

La economía de las luces de navidad


Artículo original: The economics of Christmas lights (Seth Godin)

¿Por qué preocuparse por comprarlas, colocarlas, conectarlas y luego retirarlas?

Después de todo, la economía se pregunta ¿Por qué la gente lo hace?

La misma contribución no-económica sucede en internet, todos los días. Más y más contenido del que consumimos es realizado por nuestros pares, gratis.


A la gente le gusta la forma de como se siente vivir en una comunidad llena de casas decoradas. Disfrutan manejar por las calles del barrio, viendo las luces, y quieren ser parte de eso, quieren contribuir y también quieren ser notados.

La paz mental y la auto-satisfacción son valoradas de forma increíble por nosotros, y pagamos por ellas felices, a veces contribuimos con la comunidad para conseguirlas.

El internet está dando a más y más gente una forma barata y altamente apalancada para compartir y contribuir. No cuesta dinero, solo coraje, tiempo y cortesía.

Mucha gente no pide que se le pague por sus tweets, posts y comentarios.

Dos lados: Primero, es interesante notar que a nadie se le paga por colocar las luces de navidad, pero algunos barrios están inundadas de ellas.

Y segundo, pienso que aquí existe un paralelo a la teoría de las ventanas rotas. Esta teoría asegura que en las ciudades con pequeños actos de vandalismo y fachadas descuidadas, el crimen aumenta. El corolario de las Luces de Navidad podría ser que en los barrios (o comunidades en línea) donde hay una alta tasa de contribución sin fines de lucro, la felicidad y la productividad también se incrementa.


Related post