25 de marzo de 2013

Ultramaratón North Face Ecuador de 80 km | Semana -14

El Cayambe visto desde la cordillera occidental | Foto en Instagram de Richard Erazo


Las lluvias en Quito se presentaron con fuerza. El entrenamiento de intervalos del miércoles lo hicimos bajo un torrencial aguacero.  Parecía que el jueves se repetiría la experiencia, pero unos pocos minutos después que arrancamos para el trote de 10 km escampó totalmente.

Seguimos con la rutina posterior a las sesiones de carrera. No hemos dejado de realizar las flexiones de pecho, de tríceps y de pecho.  El número de flexiones abdominales va en aumento y el tiempo para las planchas ya está en 100 segundos.  No hemos descuidado el estiramiento final y tampoco la parada de cabeza.

Nuestra Salomé sigue fortaleciéndose a tal punto que quiere hacer los 80k.  Es muy prematuro.  La prepararemos para que compita en los 21k.

El sábado estrenamos los famosos zapatos Salomon.  Sabía que debían pasar por una etapa de aflojamiento y que al principio no debíamos esperar la comodidad de los viejos.  La flaca disfrutó de los beneficios de la adherencia a la superficie del bosque del parque Guangüiltahua, pero mi caso fue muy diferente. A los 10k tenía los pies amortiguados y un fuerte dolor en la punta de los dedos.  Terminé los 14k con la decisión de cambiar los zapatos por un número mayor y de ninguna manera usarlos para los 38 km que nos esperaban al siguiente día.

A las 4h30 nos encontramos en la Cruz del Papa con Marco, Richard y Geovanny. Dimos dos vueltas a La Carolina (cerca de 8 km) y nos dirigimos a la calle Mañosca.  Subimos la empinada cuesta hasta la Av. Occidental, cruzamos el puente peatonal y emprendimos la trepada a las antenas del Pichincha (Cruz Loma).

Después de un par de horas, la flaca empezó a sentir molestias en su pie izquierdo.  Los zapatos Salomon le incomodaban. Tenía los mismos problemas que yo tuve el día anterior. Con algunas paradas para aflojar cordones y media llegamos por tercera ocasión a los casi 4 000 m de altura de Cruz Loma.  En este punto nuestro GPS marcaba 23 km de recorrido.  

El trayecto de ascenso es muy exigente. Cuando trepamos al parque Metropolitano subimos 4 km hasta llegar a la zona superior de los parqueadero.  Para llegar a las antenas necesitamos superar una gigantesca y empinada cuesta de 15 km.  Pero cada jornada  nueva la atacamos con más fuerza que la anterior.  Es en este entrenamiento cuando sentimos los beneficios de los ejercicios de fuerza, especialmente de las planchas abdominales.

Ximena nuevamente se convirtió en nuestra heroína.  A pesar de las molestias en su pie izquierdo nos marcó el ritmo de descenso a buena velocidad. Finalizamos los 38 km cansados y adoloridos, pero felices de haberlos cumplido.   

Nunca en mi vida había corrido 5h15. Mi maratón más lenta (en circuito plano) fue de 4h35. Pero ayer lo hicimos. Completamos un fin de semana de 52 km … 1h40 el sábado + 5h15 el domingo. 

Esta semana subiremos dos kilómetros más.  Llegaremos a un total de 87 km. El entrenamiento es idéntico al de la semana pasada, pero el sábado haremos 16k.  El domingo repetiremos 38k.


Lunes
Descanso

Martes
  • Sesión aeróbica de 11 km
  • Ejercicios de fuerza
  • Estiramiento
Miércoles
  • Sesión de intervalos: 15' de calentamiento + 4 x 2k (a ritmo de 10k con 4' de trote de recuperación) + 15' de enfriamiento
  • Ejercicios de fuerza
  • Estiramiento
Jueves
  • Sesión aeróbica de 10 km
  • Ejercicios de fuerza
  • Estiramiento
Viernes
Descanso

Sábado
  • Sesión aeróbica de 16 km con cuestas y campo traviesa
  • Ejercicios de fuerza
  • Estiramiento
Domingo
  • Sesión aeróbica de 38 km con cuestas y campo traviesa
  • Estiramiento



Related post