22 de octubre de 2011

Como descender en bicicleta


Artículo original: Descending for Dummies (Scott Fliegelman | Triathlete)

¿Cómo se puede ganar minutos con su bicicleta sin tener que mejorar el estado físico o gastar miles de dólares en llantas de competencia? Además de la frecuente discusión sobre el mejoramiento de la fuerza y la destreza en los circuitos planos y en las cuestas, el secreto para ganar en la velocidad promedio es descender rápido.

La primera cosa a considerar cuando el camino empieza cuesta abajo es cuando es el momento de pedalear y cuando dejar de hacerlo. Alan Couzens, entrenador de triatlón, ofrece una guía simple llamada la regla 50/40/30/20/10:
  • Deje de pedalear a velocidades mayores a 50 km/h.
  • Pedalee fácil a más de 40 km/h.
  • Pedalee de manera regular cuando la velocidad supere los 30 km/h.
  • Pedalee moderadamente fuerte a más de 20 km/h.
  • Pedalee fuerte cuando la velocidad es mayor a los 10 km/h.


En resumen, lo anterior significa que cuando ya se alcanzó las 30 millas/h (48 km/h), ya no se necesita pedalear. Claro que se puede pedalear más fuerte, pero es mejor guardar esa energía para la próxima subida.

Claves para aumentar la comodidad y la velocidad en los descensos
Vaya por la derecha, pase por la izquierda. Como en su auto, el sitio más seguro para ir es por la derecha. Si desea pasar a un ciclista más lento, mire por su hombro izquierdo y pase por la izquierda.

Vaya aerodinámico pero no necesariamente en los aerobars. Si se siente cómodo en el aerobar a alta velocidad, hágalo. Caso contrario, mantenga sus manos en los frenos, pero busque bajar la cabeza y el dorso para ir "debajo" del viento.

Pedalee ligeramente, inclusive más allá de las 30 millas/hora (48 km/h). No se necesita aplicar ninguna presión real a los pedales en este punto, pero mantener las piernas rotundo ayuda a liberar el ácido láctico de la cuesta anterior.

Mire adelante, no a su llanta delantera. Su cerebro es sorprendentemente hábil para calcular las maniobras necesarias en el descenso por el camino, mientras de manera simultánea se acomoda a lo que aparece abajo.

Use bien los frenos antes de las curvas, y luego libérelos en el vértice. Su bicicleta se manejará mejor sin las zapatas pegadas al aro cuando cambie de dirección con velocidad.

Aproveche el momentum para la siguiente cuesta. Practique cambiando las marchas a medida que la bicicleta baja la velocidad con la meta de mantener una presión sólida en los pedales sin un salto repentino en la cadencia. Intente cambiar tres o cuatro veces con su mano derecha antes de pasar con su mano izquierda al plato chico. No solo que esto le permitirá una transición más suave y rápida para la cuesta, sino que también es menos probable que se le salga la cadena.

Recomendaciones para las bajadas
  • A medida que se acerque a la cresta de la cumbre y antes de empezar la no pedaleada, pedalee con fuerza hasta contar 10—en voz alta si quiere. Esto asegura conseguir subir la velocidad lo más rápido posible.
  • ¡Relájese! "El obstáculo más común que se ve que sufren muchos ciclistas es el ir demasiado tensos sobre la bicicleta," dice Zach White ex-campeón mundial de downhill en bicicleta de montaña. "Al relajar las piernas, y trabajar en las sensaciones de mayor facilidad y eficiencia en el desplazamiento de la bicicleta inclusive con los movimientos laterales más pequeños de las rodillas/piernas, los ciclistas empiezan a experimentar más comodidad al descender."



Related post