27 de marzo de 2012

Uno y listo. La historia de la campeona ironman Linda Sweeney


Artículo original: One and Done | Bob Babbitt | Triathlete Magazine
Linda Sweeney recuerda haber leído en Sport Illustrated un artículo sobre Tom Warren, el campeón ironman de 1979. Viviendo en Tucson, Ariz,, y entrenando con su novio y corredor Thom Hunt (quien en 1981 rompió la marca de 10 km en carretera con un 28:12), se quedó intrigada. Era una nadadora competitiva y amaba correr. "Las distancias del ironman le parecieron estúpidas y ridículas," dice, "pero quedó sembrada una semilla."

Tomó la decisión de hacer el ironman de 1981, se inscribió y empezó a entrenar. "Sabía que estaba con buen estado físico," dice Sweeney, que en ese momento tenía 22 años, "pero no tenía expectativas. Solo pensaba que podía hacerlo. Cuando eres joven tienes la tendencia a tomar decisiones y lanzarte. Ignoras cosas como que no has hecho ciclismo y que no tienes bicicleta."

Hunt y Sweeney hicieron un entrenamiento improvisado. "Busqué hacer dos cosas cada día," recuerda." Correría siempre y rotaría unos días de natación con otros de ciclismo. En realidad no había nada de teoría detrás de mi entrenamiento."

Hunt le compró una bicicleta Centurion de $300 y volaron a Hawai dos días antes de la competencia.

Al salir del agua en 1h02, se sorprendió de lo que encontró en la Queen K Highway. "Recuerdo haber leído que la ganancia de elevación neta era cero," dice, riendo. "Así que pensé que el recorrido era plano."

No tanto.

"En retrospectiva era mejor no saber lo duro que era", dice. "La negación es un cosa muy poderosa."

Siendo una novata del ciclismo, no manejaba bien las marchas de la bicicleta. "Usé dos en todo el día," admite. Una para subir y otra para descender."

Tenía un espejo retrovisor y reflectores, canastillas en los pedales para poder cubrir los 180 km con sus zapatos para correr, por supuesto, y una canasta al frente.

¿Una canasta? "Después de nadar puse ahí mi toalla," dice. "Más mi cassetera y los cassettes." Escuchó a The Who, Blondie y The Tubes. "Mi canción favorita era ‘White Punks on Dope,’" continúa.

Hunt rentó una bicimoto y siguió a Sweeney en su competencia de ciclismo y atletismo, tomando fotos durante todo el trayecto. Después de rodar 6h53, corrió un maratón de 4h04 para ganar el cuarto campeonato mundial Ironman.

Aunque disfrutó ganar y verse en el programa “Wide World of Sports” de la cadena ABC unos meses más tarde, nunca más hizo un ironman. En el año 1982 estuvo lesionada y luego se dedicó a tiempo completo a correr. "Nunca me gustó la competencia," admite. "Me encanta entrenar, pero la parte de la competencia parece no ser conveniente para mi."

Recientemente sacó su trofeo de 1,52 m que ganó en 1981 y lo limpió de 30 años de polvo. Ahora está colocado orgullosamente sobre su chimenea. Es una de las pocas campeonas que hizo un solo ironman, ganó y nunca regresó. Actualmente es la directora ejecutiva del Corporate Directors Forum en La Jolla, Calif.

El asunto ironman se trata en fiestas y alguien mencionará que Sweeney ganó el evento más importante del triatlón. "Una ocasión estaba con un amigo en la estación espacial en la Florida con un amigo que era piloto, " dice. "Decía a todos que gané el ironman. Eran personas que habían estado en la estación espacial y que eran científicos de cohetes y que estaban intrigados con el hecho de que había ganado un ironman. Existe mucha intimidación y respeto por el ironman. Esa parte me encanta."


Related post