22 de julio de 2012

A los 60 años: Las doce lecciones aprendidas


Artículo original: Turning 60: The Twelve Most Important Lessons I've Learned So Far (Tony Schwartz | Harvard Business Review)

  1. Mientras más nos conocemos, más poder tenemos para hacerlo mejor. Tenemos una infinita capacidad para decepcionarnos de nosotros mismos. La introspección eterna puede cambiar en auto-indulgencia, pero una profunda autoconsciencia es esencial para liberarnos de nuestros comportamientos reactivos y habituales.
  2. Notar lo bueno. Debemos agradecer por todo lo que tenemos. Que probablemente es mucho.
  3. Liberarse de la certidumbre. Lo opuesto no es la incertidumbre. Es la apertura, curiosidad y la predisposición para abrazar la paradoja, en lugar de escoger lados. El último desafío es aceptarnos exactamente como somos, pero nunca parar de intentar aprender y crecer.
  4. Nunca buscar el valor de uno a expensas del de alguien más. Cuando nos sentimos menospreciados, nuestro instinto reactivo es no hacer nada para recuperar lo que perdimos. Menospreciar a la persona que nos hizo sentir mal solo conseguirá más de lo mismo de retorno.
  5. Al realizar lo más importante del día en la mañana nunca se tendrá un día improductivo. La mayoría tenemos el mayor nivel de energía temprano en la mañana y con pocas distracciones. Al enfocarse por un período de tiempo designado, sin interrupción, en la tarea más importante por no más de 90 minutos, es posible conseguir una gran cantidad de trabajo en corto tiempo.
  6. Es posible ser excelente en todo, pero nada valioso se consigue fácil y la incomodidad es parte del crecimiento. Ser mejor en algo depende un poco del talento innato pero más de la predisposición para practicar la actividad una y otra vez, y de buscar de forma regular información de retorno para ser mejor.
  7. Mientras más comportamientos automáticos haga de forma intencional en su vida, más conseguirá. Si tiene que pensar para hacer algo cada vez que lo hace, es probable que no lo haga por mucho tiempo. El truco está en hacer más cosas usando menos energía y con auto-control consciente ¿Con qué frecuencia olvida lavar sus dientes?
  8. Reduzca la velocidad. La velocidad es el enemigo de casi todo lo que importa en la vida. Es adictiva y mina la calidad, compasión, profundidad, creatividad, apreciación y las relaciones reales.
  9. La sensación de tener suficiente es mágica. Rara vez depende en cuánto hemos logrado. Más es rara vez mejor. Demasiado de algo eventualmente es tóxico.
  10. Realice lo correcto porque es lo que hay que hacer y no porque espera una recompensa. Sus valores son las únicas posesiones que nadie puede quitarle. Al hacer lo correcto puede que no siempre consiga lo que piensa que quiere en ese momento, pero casi siempre le dejará una sensación de bienestar en el largo plazo. En caso de duda, elija la calma y la cortesía.
  11. Añada más valor al mundo en el que se encuentra
  12. Saboree cada momento — inclusive los difíciles. Todo pasa rápido.



Related post