12 de diciembre de 2008

El Poder de la Exageración


Artículo original:  The Power of Overkill (Scott Young)


Si quiere terminar una competencia de 10 Km, sea capaz de correr 20 Km.  Si quiere ganar $5.000 mensuales en su negocio, trabaje tan duro como si necesitara ganar $7.500.  Si es capaz de realizar 50 flexiones de pecho, entrénese para hacer 100.  El poder de la exageración es aquel que se necesita con frecuencia para alcanzar sus metas más pequeñas.


No Hay Medios Esfuerzos


Si está trabajando en un proyecto, hay dos maneras de operar:

  1. 0 -10% de esfuerzo
  2. 100% de esfuerzo
Note que no existe la categoría de "esfuerzo del 50%".  Así como no es razonable gastar la mitad de su tiempo en una meta, no es razonable gastar la mitad de su enfoque.  Su cerebro no puede dividir el 100% de enfoque en dos proyectos equitativamente.  O el uno consigue el 100% y el otro el 0-10%, o ambos consiguen el 0-10%.

Mucha gente (incluyéndome) cometieron el error de rebajar una meta para hacerla más fácil de conseguir.  Es bueno fijarse metas realistas.  Pero cuando esas metas parecen demasiado fáciles, sus esfuerzos con frecuencia se dividen desde la marca del 100% al nivel del 0-10%.  Mi lema es fijar metas alcanzables, pero exagerarlas.

La Exageración le Obliga a Una Sola Tarea

Mientras eso no significa que no pueda tener algunas metas simultáneamente, solo puede enfocarse en una.  Añadiendo exageración a la meta no podrá dividir su esfuerzo entre tres o cuatro proyectos.

Recuerde, solamente tiene un bloque de enfoque del 100% que puede ser usado en cualquier momento.  Así que necesita decidir cual proyecto tendrá ese 100% y cual esperará.  Y si no toma esa decisión de manera consciente, el resultado será que todos sus proyectos estarán al 0-10%.

Cambiar es Más Difícil de lo que Piensa

Con frecuencia alcanzar un meta requiere de lejos más trabajo de lo imaginado.  La exageración de un meta ayuda porque cuando encuentre obstáculos, no se rendirá.  Si ha estado entrenando para correr una maratón, algunas rocas en el camino no le retrasarán cuando corra 16 Km.

Hace algunos años intentaba conseguir el hábito del ejercicio regular.  Había fallado tres veces, así que para el cuarto intento me fui por la exageración.  Decidí ejercitarme al menos una hora diaria por treinta días seguidos.  Era mucho más de lo que necesitaba, pero al final formé el hábito.  Ahora, cuatro años más tarde todavía mantengo el hábito.

Exagere el entrenamiento no el objetivo

No confunda exageración con el establecimiento de metas irreales.  Es fácil desanimarse cuando se enfrente a metas que posiblemente no las pueda alcanzar.  Cuando eso pasa, no es difícil pasarse del 100% al 0%.  Una buena regla empírica de Zig Ziglar es que, "las metas deberían estar fuera de nuestro alcance, pero no de nuestra vista".  Si no puede elaborar un plan creíble para alcanzar la meta, probablemente es demasiado alta.

Donde se aplica la exageración es en el entrenamiento.  Una vez que decidió cual es su objetivo, ponga el esfuerzo que le lleve más allá de lo que es necesario.  No es fácil de hacer.  Con frecuencia el nivel de lo que es necesario es muy alto.  Sin darse algún margen, sin embargo, cualquier obstáculo paralizará su progreso.

Una mayor fuente de fallas es la colocación de un esfuerzo razonable.  Las metas son conseguidas por gente irracional haciendo más de lo que se espera sea necesario.

Related post