27 de diciembre de 2008

El Arte de la Exclusión Radical (O Cómo Decir No)


Artículo Original:  The Art of Radical Exclusion  (Chris Guillebeau/The Art of Non-Conformity)


La idea es la siguiente:  encontramos tiempo para lo que consideramos importante.


Si al fallar para cumplir con un compromiso, lo he realizado de una manera calculada, se debe a una elección consciente.  Si no devuelvo una llamada telefónica, es porque he escogido realizar otra cosa.


Puedo tener o no una buena excusa para no haber honrado el compromiso, pero una cosa es segura: si se convierte en un hábito, pronto perderé la confianza de la persona que dependía  de mi.


Para evitar que esto suceda, algunas veces practico el fino arte de la exclusión radical.  Donde deliberadamente ignoro o declino las entradas, mensajes o pedidos de mi atención para poder enfocarme en lo que decido es más importante.


Alguna gente piensa que esto es descortés, pero yo lo veo como una acción directamente relacionada con el cumplimiento de mis compromisos primordiales – aquellos que tengo con mi familia y amigos cercanos, aquellos que requieren gran trabajo y aquellos que a la larga cambiarán al mundo.


La teoría de exclusión radical, es esa que si no atiendo mi correo de voz ni mi correo electrónico, probablemente no estoy cambiando el mundo.


La aplicación es esa, que de tiempo en tiempo, la cierro.  No acepto más entradas por un momento.  Aprendo a decir estas cosas, de manera repetida:


Lo siento, no me puedo comprometer con eso.


Lamento no poder cumplir con tus expectativas.


Estoy trabajando en otros compromisos que no me permiten realizar actividades adicionales en este momento.


¿Antisocial?  Quizás  ¿Riguroso?  Ciertamente.


Pero al final, conseguimos tiempo para lo que es importante para nosotros.  Para cumplir con algunos compromisos, otros deben ser excluidos.  Puedo realizar esto poco a poco, pero solucionar cada pedido requiere el uso de tiempo y energía que está buscando ganar.  Si hace el tiempo (no hay tal cosa de "encontrar" tiempo), podría estar sorprendido de su beneficio.


Después, cuando vuelva al mundo de interrupciones constantes y requisitos continuos, verá que probablemente no ha cambiado muchos mientras estuvo en el exilio.  En lugar de eso, usted habrá cambiado, y surgirá con más (y mejor) trabajo completo del que nunca ha hecho.


Inténtelo alguna vez.

Related post