17 de septiembre de 2011

Los carbohidratos no son enemigos | Introducción (Part 1/3)

Artículo original: Carbs are not the enemy (John Kiefer - Men’s Fitness/edición impresa)

Convertir a los carbohidratos en poderoso constructor de músculos quemadores de grasa es más fácil de lo que piensa.
Men's Fitness | Octubre 2011 | Página 66 
Hasta ahora no se tenía muchas opciones. Si quería mantenerse delgado, tenía que hacer dieta de forma estricta—semanas de abstención de comida reducían un poco de grasa pero también le dejaban con menos volumen y más débil. Si su meta era tener más volumen, tenía que comer como un cerdo. Luego, por supuesto, no solo empacaba músculo sino también grasa. La razón por la cual ambas estrategias le conducían a pocos resultados satisfactorios puede ser contestada en una palabra: carbohidratos. El consumo de grandes cantidades de carbohidratos (particularmente los azucarados y del tipo de almidones) eleva su azúcar en la sangre. Esto dispara la liberación de la hormona insulina para disminuir esos niveles altos de azúcar en el torrente sanguíneo. Si acabó de finalizar su entrenamiento de pesas, eso es bueno, porque la insulina tomará esas calorías que está consumiendo directamente para reconstruir las células musculares. Sin embargo, a cualquier otra hora del día, la insulina almacenará esas calorías como grasa. Manipular este efecto es la clave para conseguir el cuerpo perfecto—delgado, muscular y fuerte.

Voy a bosquejar dos métodos de manipulación de carbohidratos. He investigado, probado en el campo y últimamente patentado: el sistema Carb Nite para perder grasa y el Carb Back-loading para empacar más muscular magra. Usted puede alternarlos a lo largo del año para tener volumen y al mismo tiempo ser delgado. Mientras se decide si desea enfocarse en perder grasa o principalmente ganar en tamaño, no tendrá que descuidar el músculo o una cintura esbelta para conseguir cualquiera de las dos metas. Tampoco deberá contar las calorías o renunciar a sus comidas favoritas. En otras palabras, tiene opciones—al fin.

Como un ex-niño obeso, pensé que nunca podría ser musculoso sin ser algo gordo. Usando estas dos estrategias, ahora mantengo 6% de grasa corporal durante todo el año sin mucho esfuerzo y sin abandonar cualquiera de la comida chatarra que me encanta. A continuación la explicación de como funciona.



Related post