3 de enero de 2009

Las Cuatro Leyes de la Simplicidad, y Cómo Aplicarlas a la Vida


Artículo original:  The Four Laws of Simplicity, and How to Apply Them to Life  (Leo Babauta/ZenHabits.net)



La simplicidad es la sofisticación suprema.  – Leonardo da Vinci


  1. Colocar todo en un solo lugar.
  2. Escoger lo esencial.
  3. Eliminar el resto
  4. Organizar lo escogido con nitidez y gusto.


La vida es realmente simple, pero insistimos en complicarla. – Confucio



A continuación algunos ejemplos de como aplicar el método a algunas áreas de su vida:


Closets.  Enfóquese en un área a la vez – por ejemplo un estante a la vez.  Saque todo del estante y colóquelo en una pila en el piso.  Escoja solo lo realmente importante, lo que le gusta y usa.  Coloque el resto en una caja para donar.  Regrese las cosas seleccionadas al estante, agrupándolas y dejando espacio alrededor de los conjuntos.  Podría usar cajas para agrupar las cosas y etiquetarlas.  O simplemente deje los estantes vacíos y deshágase de la mayoría de las cosas.  Siga con la siguiente área.  Mi recomendación es que el piso del clóset debe estar libre – lo hace ver mejor y simple.


Su escritorio.  Deje la superficie del escritorio totalmente libre (excepto, quizás, su computadora y teléfono).  Para la superficie del escritorio, recomiendo colocar solo su papelera de documentos por revisar y una o dos fotos, nada más.  Coloque los suministros en un cajón y archive los documentos.  Bote lo demás.  Después proceda con los cajones como con los estantes.  Después de terminar con el escritorio siga con las paredes.


Sus actividades laborables  ¿Qué tan larga es su lista de pendientes? Utilice un poco de tiempo añadiendo cada actividad o proyecto a su lista, hasta que esté tan completa como sea posible.  Después escoja solo las actividades que realmente desea hacer o que le darán el mayor beneficio absoluto a largo plazo, y colóquelas en una lista diferente más corta  ¿El resto?  Vea si puede eliminarlas o delegarlas, o al menos colóquelas en una lista de posterior revisión.  Luego enfóquese en su lista corta, trate de seleccionar las tres más importantes para realizarlas todos los días.


Sus compromisos.  Realice una lista de todos sus compromisos de vida.  Desde los del trabajo hasta los personales.  Incluya pasatiempos, clubs, grupos de Internet, grupos cívicos, las actividades de sus hijos, deportes, cosas de la casa, etc.  Cualquier cosa que regularmente le quita tiempo. Ahora escoja las cosas que realmente valora, disfruta y le benefician a largo plazo.  Descarte el resto, si es posible.  Podría ser difícil hacerlo, pero puede eliminar compromisos si simplemente le dice a la gente que ya no tiene más tiempo.  Esto le dejará una vida que solo tiene los compromisos que realmente disfruta y quiere hacerlos.  Deje espacio alrededor de ellos, en lugar de que llenen su vida.


Su guardarropa  ¿En realidad necesita 40 camisetas?¿O 40 pares de zapatos? ¿Cuántos jeans usa al momento?  Un cajón o sección de su clóset a la vez, coloque todo en forma de pila en su cama, escoja las ropas que realmente le gustan y usa de forma regular, done el resto, y coloque las que escogió otra vez en su cajón o clóset.  Deje espacio – no tengo sus cajones repletos.


Un dormitorio.  Si quisiera simplificar su cuarto desordenado, empiece por los muebles  ¿Cuáles usa y le gustan?  Deshágase del resto.  Ahora deje libre toda superficie plana, desde los mostradores hasta las mesas, estanterías y escritorios, solo regrese unos pocos objetos escogidos.  Ahora vaya por los cajones y gabinetes de igual forma. También proceda con todo lo que esté sobre el piso que no sea una pieza de mueblería, dejándolo tan libre como humanamente sea posible.



Al simplificar su vida, las leyes del universo serán más simples; la soledad no será soledad, la pobreza no será pobreza, ni la debilidad será debilidad. – Henry David Thoreau.


Related post