15 de octubre de 2008

Algunas veces las reglas son difíciles de explicar - Seguimiento de la Maratón de Chicago


Artículo original:  Sometimes rules can be complicated to explain - Chicago Marathon Follow up  (Jim Ferstle for the IAAF)


Muchos tienen la impresión de que las carreras en la calle y el atletismo operan en "universos" separados pero paralelos.  Durante este fin de semana de la maratón de Chicago Bank of America  estos dos mundos colisionaron.


Las que esencialmente están involucradas son las reglas.  El director de la carrera de Chicago de este año Carey Pinkowski decidió tener un equivalente a dos carreras en una.


La primera carrera entre los hombres y mujeres de élite, seleccionados en base a sus mejores tiempos, quienes empezarían cinco minutos antes que los 33 000 participantes en la "carrera de los ciudadanos".


La carrera élite se desarrolló sin problemas hasta que los resultados fueron impresos.  El que terminó en cuarto lugar en la carrera de hombres estaba en la lista como Wesley Korir con el número 248.  El problema fue que Korir  empezó cinco minutos detrás del resto del grupo élite en la competencia de los ciudadanos.  Mediante la "magia" del tiempo de chip –el pequeño dispositivo que usan en sus zapatos– de los corredores en las competencia en la calle pueden tener dos o más tiempos registrados en una competencia como la de Chicago.


El primer tiempo se llama "tiempo de pistola" porque el cronómetro se activa cuando el "pistola" de largada suena para empezar la carrera y termina cuando el corredor cruza la línea de partida.  En una competencia de asfalto no todos los corredores empiezan en la línea de partida oficial.  Algunos están menos de un segundo hasta muchos minutos detrás de la primera línea de corredores.


Así, cuando las estadísticas de los cronómetros son almacenadas en el computador, cada computador tiene un "tiempo de pistola", o el tiempo desde que la señal de partida suena hasta que el corredor cruza la meta, y un tiempo "neto" o de "chip", el tiempo que le toma al corredor desde que pisó la alfombra de salida en la la línea oficial de partida hasta que el corredor pisa otra alfombra en la línea de meta.


La  mayoría de las competencias tienen alfombras de registro de tiempo en el camino en puntos intermedios a lo largo del recorrido para que cada corredor tenga un tiempo registrado a cada milla/kilómetro o en otros puntos de la ruta.  La belleza del sistema es que da a los corredores mucha más información de como corrieron el evento.  Cuán rápidos fueron sus parciales, y para aquellos que empiezan detrás de la masa un tiempo preciso de lo que les tomó completar la distancia publicitada para la carrera.


Éste ha sido un adicional bienvenido para las carreras en la calle ya que a los corredores les gusta ver sus tiempos desplegados de esta manera y les ayuda a cuidarse de los empujones y maltratos durante la partida porqué los corredores saben que tendrán el tiempo exacto para toda la distancia y no necesitan estar en el frente del pelotón para obtenerlo.


Pero este tiempo más detallado tiene sus aspectos.  Las reglas de la IAAFF y USATF, la entidad gubernamental que regula las competencias de pista y calle en los EEUU, dicen que solamente el tiempo de pistola puede ser usado para determinar a los ganadores de los premios y a los primeros finalistas en las diferentes competencias en la calle.


Ésto es algo adaptado de las reglas de pista a la calle porque todos los participantes en pista empiezan en la misma línea de partida todas las carreras.  La señal de la pistola indica a los corredores que es el momento de iniciar la carrera y un dispositivo cronometrador ubicado en la meta graba cuando cruzan la línea de partida.  El tiempo neto o de chip que es registrado para las competencias es único en esos eventos.  Y, como se ve, garantiza oportunidad y justicia.


Por ejemplo,  si se permitía que los corredores puedan usar sus tiempos de chip como el tiempo de llegada oficial para determinar su lugar y los premios en las competencias de calle, un corredor podría intencionalmente empezar detrás del grupo para que el o ella pueda cruzar la línea de llegada un segundo o más detrás de los corredores que están alineados al frente.


Luego el corredor podría simplemente correr detrás del corredor puntero y no tener que intentar pasarlo para ganar la competencia porqué el o ella tendría un handicap de ventaja, i.e. al empezar detrás de los corredores del frente, el corredor solo tendría que cuidar ese déficit de tiempo durante la competencia y procurar estar cerca del corredor puntero para conseguir un mejor tiempo neto al cruzar la meta.


Mientras los corredores que empezaron delante no sabrían si el corredor que corre detrás de ellos en el pique final es alguien que empezó con ellos o con "bono" de segundos desde la partida detrás de ellos.


La comparación más cercana en esto es el de las carreras "sálvese quien pueda" en pista o los eventos "con desventaja" en las calles donde los corredores son sembrados de acuerdo a sus mejores tiempos con los corredores más lentos empezando un tiempo determinado antes que los corredores más rápidos.  El objetivo de la competencia es que los corredores más rápidos den alcance a los más lentos para ganar la carrera.


En esos eventos, sin embargo, cada atleta sabe que handicap tiene cada uno y el drama es mayor que si hubieran salido al mismo tiempo.  El domingo, el juez Jim Estes del USATF tenía que decidir si Korir debía recibir el premio económico.


Las reglas, determinó Estes, son claras.  Los élites y Korir corrieron carreras diferentes.  Korir puede haber tenido el cuarto tiempo más rápido del día, pero no tiene derecho al premio económico de US$ 15 000 asignado al cuarto lugar de la carrera de élites porqué no era un competidor de esa carrera.

Related post